En la entrada de hoy quiero escribir sobre el vegetarianismo. Sobre por qué considero más sana una dieta vegetariana (o casi vegetariana).

Voy a hablar de cuál debería ser la principal alimentación del ser humano desde un punto de vista lo más saludable posible. Muchos de mis argumentos están basados en cosas obvias. Otros están basados simplemente en creencias personales que tengo.

En este post voy a dejar de lado todo lo relacionado con la moral o la ética hacia los animales y voy a centrarme solamente en los aspectos saludables y biológicos que nos afectan como seres humanos que somos.

Es un tema que causa polémica en todo el mundo. Mucha gente lo tiene claro a pesar de tener ideas opuestas entre ellos. Esto que parece raro es en realidad algo normal ya que muchas de nuestras ideas son preconcebidas después de años de aceptar como verdades ideas que nunca se nos ocurrió cuestionar.

Índice de vegetarianismo y carnivorismo

Antes de nada quiero comentar que los animales no somos simplemente carnívoros, herbívoros o omnívoros. En lugar de esto  tenemos un porcentaje de asimilación a la carne y un porcentaje de asimilación de vegetales, esto es lo que yo llamo el índice de vegetarianismo y carnivorismo.

Por lo tanto cada especie tiene un índice que determina cuánto es de carnívoro o cuánto es de herbívoro.

Por ejemplo, los gatos son animales que comen carne en su mayoría, pero pueden comer muy de vez en cuando alimentos de origen vegetal. Los perros tienen un índice de vegetarianismo más alto a pesar de que siguen siendo animales carnívoros, ya que pueden comer alimentos de origen vegetal más a menudo que los gatos.
Luego ya pasamos a los animales que llamamos omnívoros, que tienen un índice balanceado entre el porcentaje de alimentos de origen animal y el porcentaje de alimentos de origen vegetal que deben de componer su dieta (50%-50%, 60%-40%, 70%-30%, 80%-20%).

Siguiendo esta teoría y basándome en alimentos que componen la dieta de los animales podría decir que:

  • Un león sería un 99% carnívoro y un 1% herbívoro.
  • Un gato sería un 97% carnívoro y un 3% herbívoro.
  • Un perro sería un 92% carnívoro y un 8% herbívoro (aunque esto cambia según la raza de perro).
  • Una vaca sería un 1% carnívoro y un 99% herbívoro .

Básicamente llamamos carnívoros a aquellos animales que su alimentación se compone de carne en más de un 90%.
Llamamos herbívoros a aquellos animales que su alimentación se compone de alimentos de origen vegetal en más de un 90%.

Una especie con una dieta más balanceada, digamos un 65%-35%, pasaríamos a considerarla especie omnívora.

 

Dieta en los humanos

Pero ¿Qué pasa con los animales humanos?

Parece que siempre nos han vendido que somos omnívoros al 50%, que lo ideal es comer de todo y cuanto más variado mejor.

Pero yo no creo eso. Creo que nuestra dieta actual dista bastante de lo que deberíamos comer desde el punto de vista saludable.

Somos la única especie que cocina sus alimentos, la única especie que consume leche de otras especies y la única especie que mezcla alimentos muy distintos en una misma comida.

Piénsalo, hacemos cosas muy diferentes a otras especies cercanas a nosotros como puede ser los chimpacés o los gorilas.

Yo creo que el ser humano es, efectivamente, un animal omnívoro, pero mucho más balanceado hacia el vegetarianismo. Me atrevería a decir que nuestra dieta ideal debería estar compuesta por un 85% de origen vegetal y un 15% de origen animal, y para ello voy a basarme en varias razones que lo fundamentan.

“Los humanos somos omnívoros pero con un índice de vegetarianismo mucho más alto que el índice de carnivorismo”

Quiero que intentes olvidar todas las ideas preconcebidas que tengas y pienses en cada punto que voy a mencionar a continuación.

 

Razones fisiológicas

En primer lugar quiero que pienses en un león, en una pantera o en un gato. Son animales carnívoros. Su índice de carnívorismo es muy elevado ya que su dieta se compone en más de un 95% en alimentos de origen animal.

Quiero que pienses en estos animales carnívoros, que te los imagines en la mente.

  • Fíjate en las patas con fuertes garras, adaptadas perfectamente para capturar a una presa, adaptadas para desgarrar y dañar.
  • Ahora fíjate en las extremidades, adaptadas para correr muy rápido en distancias cortas. Preparadas para acelerar rápidamente pero no para mantener el ritmo de carrera durante mucho tiempo.
  • Visualiza la boca de estos animales. Sus dientes, adaptados perfectamente para el consumo de carne, con unos fuertes incisivos y unos precisos caninos.

Ahora piensa en el ser humano. Piensa ennuestras extremidades, nuestra dentadura e incluso nuestro estómago.

  • Nuestras manos no son las más adecuadas para matar otros animales. En cambio están perfectamente adaptadas para coger fruta de los árboles, recolectar frutos secos y cosechar hortalizas.
  • Nuestros dientes son mixtos. Nos sirven para comer tanto carne como verdura, pero lo cierto es que están mucho más adaptados para comer alimentos de origen vegetal, especialmente fruta. De todos nuestros dientes, solo los colmillos son los únicos dientes que compartimos con otros animales carnívoros y son unos colmillos muy poco desarrollados si los comparamos con un león, un gato o un perro.
  • Nuestras extremidades pueden caminar largas distancias pero sin ir excesivamente rápido. Más al estilo de animales herbívoros que al estilo de los animales carnívoros que están adaptados a correr muy rápido distancias muy cortas.

 

Una característica muy común en los animales carnívoros es que no tienen poros en la piel y realizan la transpiración por la lengua. Seguro que has visto a un perro muchas veces como transpira con la boca después de correr o salir a pasear.
Los humanos, al igual que la mayoría de animales herbívoros, tenemos millones de poros en la piel que nos permiten sudar y refrescar la piel de esta forma.

El ácido clorhídrico que segrega el estómago de los animales carnívoros es muy concentrado, ideal para digerir proteínas tendones y grasas. En cambio, en un animal herbívoro es 20 veces menos concentrado.
El ácido clorhídrico que tenemos en el estómago del ser humano es mixto, pero mucho más parecido, en concentración, al ácido clorhídrico de un animal herbívoro que al de un animal carnívoro.

El intestino de un animal carnívoro es corto, lo que facilita la rápido expulsión de la carne que no se va a usar, ya que de otro forma se pudriría. El intestino de un animal herbívoro es mucho más largo ya que las verduras tardan más en descomponerse. De nuevo, el intestino del ser humano es mucho más parecido al de un animal herbívoro que al de un animal carnívoro.

 

Fisiológicamente hablando el ser humano es mucho más parecido a un animal herbívoro que a un animal carnívoro. Sin embargo, tenemos algún pequeño elemento común con algunos animales que consumen carne. Esto nos da a entender que, aunque podemos comer carne, estamos mucho más preparados para digerir y obtener nutrientes de los alimentos de origen vegetal.

 

Razones basadas en el Instinto

Imaginate la siguiente situación:

Vas por el monte paseando. Hace un rato desde que comiste algo con lo que empiezas a tener hambre, no mucha, pero hambre al fin y al cabo. De repente ves un manzano cargado de bonitas manzanas. ¿Qué haces? ¿Qué te dice tu instinto?

Déjame adivinar, posiblemente te comas 2 manzanas y te cojas algunas más para el camino ¿cierto?.

Ahora imagínate la misma situación. Pero en esta ocasión en vez de un manzano lo que ves es un conejo parado en frente de tí. ¿Te lanzarías a por él a morderle el cuello? ¿Intentarías cazarlo para comértelo en ese momento? No lo creo. Posiblemente, si te gustan los animales, intentarías acariciarlo o hacerle una foto. Dudo que ningún ser humano se lanzara a por el conejo con la intención de comérselo.

Ahora ponte otra vez en la misma situación, pero está vez el conejo que te encuentras está muerto. No tienes que hacer el más mínimo esfuerzo para matarlo. Solo tienes que cogerlo, prepararlo y posiblemente hacer fuego. Creo que una inmensa gran mayoría de las personas dejaría el cadáver del conejo tal cual sin tocarlo ni comerlo.

Ahora muchos me diréis que si estás en una situación en la que te mueres de hambre entonces te tirarías a por el conejo. Si, es cierto, yo lo haría. Pero una situación extrema no es válida para lo que quiero explicar. Pues de la misma forma te digo que si dejo a un gato 4 días sin comer se tirará a por una manzana en cuanto la vea. Pero las situaciones extremas no son concluyentes ya que todos haremos lo que sea por sobrevivir.

Si todavía no te ha convencido mi argumento de que nuestro instinto es mucho más parecido al de animales vegetarianos que al de animales carnívoros haz el siguiente experimento:

Pon a un niño de 2 años en una parquecito con un conejo y una manzana, hazme el favor de avisarme cuando el niño juegue con la manzana y se coma al conejo.

 

Razones Saludables

Conozco a muchos vegetarianos (yo la verdad es que no lo soy) y ninguno de ellos tiene ninguna carencia de ningún nutriente.

En cuanto a proteínas se refiere, lo cierto es que el huevo tiene todos los aminoácidos esenciales que nuestro cuerpo necesita. Un vegetariano que consuma huevo no necesitará ningún suplemento alimenticio aunque haya dejado de lado los productos lácteos. Además la yema del huevo contiene vitamina B12, una vitamina que suele ser escasa en las dietas veganas.

Por lo demás comer carne nos trae más perjuicios que beneficios, aunque no hace mal si se come carne de vez en cuando, ocasiona verdaderos problemas cuando se come productos de origen animal en exceso.

“Ser omnívoro significa tener la posibilidad de poder comer carne, no la necesidad”

El ser humano es un animal omnívoro porque PUEDE comer carne, no porque TIENE que comer carne. El omnivorismo nos proporciona la ventaja de que es una situación de escasez de vegetales podremos comer carne y sacar nutrientes de ella, pero ello no quiere decir que sea la mejor opción.

La carne nos viene bien para algunas cosas pero lo cierto es que en los países desarrollados el consumo de carne excede con creces la cantidad de carne que se debería comer.

 

Omnivoros, pero casi herbívoros

El ser humano es, efectivamente, un ser omnívoro; pero mucho más balanceado hacia el vegetarianismo.

No somos omnívoros al 50%. Tanto nuestros instintos como nuestra fisiología así lo indican. Me atrevería a decir, vistos los argumentos anteriores, que somos un 85% vegetarianos y un 15% carnívoros.

Siguiendo esta premisa, nuestra dieta ideal sería aquella que incluya aproximadamente un 15% de alimentos de origen animal. Recuerda que la leche y los huevos son alimentos de origen animal. Sin embargo, como puedes ver, hoy en día comemos muchos más alimentos de origen animal. Mucha gente en un porcentaje de su dieta bastante superior al 50%.

Muchos de los problemas saludables que se tiene en el primer mundo vienen directa o indirectamente del excesivo consumo de carne.

 

En esta entrada no he querido dar ningún motivo ético y moral de porque debemos acercarnos más al vegetarianismo. Solo quería hablar de porque considero que una alimentación vegetariana que incluya comer huevos es más saludable que la típica alimentación que solemos hacer, donde la carne constituye el 50% de nuestra ingesta.

Sinceramente me desconcierta cuando alguien que en su alimentación abundan las hamburguesas, los Kebab y/o las pizzas se atreve a decirle a un vegetariano que su dieta no es saludable y pregunta de dónde saca las proteínas.

Me preocupa mucho el nivel de educación que se da en las escuelas sobre un aspecto tan importante como es la nutrición.

 

proteinas vegetarianos

 

Piensa en un gorila, un animal más fuerte que el ser humano, más grande y con una alimentación totalmente vegana. ¿De dónde saca el gorila las proteínas? Pues de su alimentación, el gorila está preparado para sacar las proteínas que necesita de una alimentación totalmente vegana.

De la misma forma, el ser humano puede obtener todas las proteínas que necesita de una alimentación vegana bien combinada, o de una alimentación vegetariana que incluya huevo. Como ya he dicho solo con comer huevo ya estás incorporando todo lo necesario para que tu cuerpo pueda producir todas las proteínas que necesita por su cuenta.

¿Quieres mejorar tu salud en un único paso? Come menos carne!

 

Si consideras que la salud es lo más importante no te pierdas otras entradas de Rompiendo Fronteras y forma parte.